La artritis y la diabetes no están relacionadas directamente, pero las enfermedades con frecuencia coexisten. En base a estudios realizados, podemos decir que alrededor de la mitad de las personas que padecen diabetes, también sufren de algún tipo de artritis.

La artritis es la inflamación de las articulaciones.
Duelen, se hinchan y al tacto la sentimos caliente. Las que se encuentran afectadas pierden movilidad y pueden llegar a deformarse. Si es únicamente una articulación la llamamos monoartritis, cuando son 2 o 3 recibe el nombre de oligoartritis y si afecta 4 o más simultáneamente, la llamamos poliartritis.
No debemos confundir la artritis con la artrosis ya que esta última es una enfermedad crónica degenerativa y no inflamatoria.

¿Qué es la diabetes? La diabetes, es una enfermedad que afecta la función de la insulina y la cantidad que se produce en el cuerpo.
Cuando nuestro metabolismo funciona correctamente la insulina transporta glucosa (azúcares) de los alimentos hacia las células, para que pueda convertirse en energía. Cuando tenemos un mal funcionamiento de la insulina, la misma se acumula en la sangre, haciendo que los niveles aumenten. Las células se quedan sin energía y sentimos cansancio. Si no se los controla, los niveles altos de glucosa pueden dañar los nervios, los vasos sanguíneos grandes y pequeños, lo cual puede ocasionar problemas como ataques cardiacos, embolias, enfermedad renal y daños a la vista.

Hay dos tipos principales de diabetes: tipo 1 y 2.
En la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce suficiente insulina.
En la diabetes tipo 2, llamada resistencia a la insulina el cuerpo no produce suficiente insulina o no responde eficientemente a la insulina que secreta. Esto dificulta que la insulina entre en las células y les suministre energía. En ambos tipos, los niveles de glucosa empiezan a subir en la sangre y dañan las células del cuerpo.

Diabetes, la enfermedad que revoluciona y afecta a toda la familia - AS.com

Síntomas y señales de advertencia

Diabetes tipo1:
° Es necesario aplicar insulina de manera diaria
° Se requiere de un control diario de los niveles de azúcar en la sangre
° Afecta con mayor frecuencia a niños
° Frecuencia al orinar
° Sed inusual
° Hambre extrema
° Pérdida inusual de peso
° Fatiga extrema e irritabilidad ° El cuerpo no produce nada de insulina
° Puede ser desarrollada por herencia
° No se puede prevenir

La artritis reumatoide (AR) y la diabetes tipo 1
La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune como lo es la artritis reumatoide. En las personas con diabetes tipo 1, el sistema inmunológico del cuerpo ataca al páncreas, (órgano en el que se produce la insulina), de manera similar a como la artritis reumatoidea ataca a la membrana sinovial de las articulaciones. Los niveles de los indicadores de inflamación tales como la proteína C reactiva (PCR) o la interleucina 1 (IL-1), que con frecuencia se encuentran elevados en personas con AR, también están elevados en personas con diabetes tipo 1. Un estudio en individuos que tenían diabetes tipo 1 por más de cinco años reveló un incremento en el factor de necrosis tumoral alfa (FNT-a), otro indicador de inflamación a menudo alto en personas con tipos inflamatorios de artritis.

Se han demostrado también conexiones genéticas entre la AR y la diabetes tipo 1. En los últimos años, los científicos han identificado un gen que se relaciona fuertemente con la incidencia de la diabetes tipo 1 así como con otras enfermedades autoinmunes.

COMO PODEMOS PREVENIR LA DIABETES SIN FARMACOS?

La diabetes tipo 2 se vincula a una alimentación inadecuada y falta de ejercicio físico. 

Diabetes tipo 2:
° Infecciones frecuentes
° Vista borrosa
° Cortes y moretones que tardan en cicatrizar
° Cosquilleo y adormecimiento de manos y pies
° Infecciones recurrentes en la piel, encías y vejiga

La mejor opción nutricional es una dieta baja en carbohidratos, aumentando el consumo de grasas saludables, hortalizas y adecuado aporte proteico.

Al encontrarnos frente a una intolerancia a la glucosa vamos a limitar los alimentos que tienen una carga glucémica más elevada como los cereales refinados, especialmente el pan blanco, la pasta, las galletas y, en general, los procesados.
. Las verduras que consisten en verduras de hoja verde son ricas en fibra y vitaminas , que ayudan a controlar los niveles de azúcar en la sangre . Los granos enteros , legumbres, coles , brócoli, col , frijoles , espinacas, lechuga , guisantes , etc son los más beneficiosos para los diabéticos . La dieta rica en fibra no sólo regula el nivel de azúcar en la sangre , sino que también reduce el nivel de colesterol en la sangre .

Los copos de avena tienen una carga glucémica baja, nos aportan betaglucanos, vitaminas del grupo B y minerales que nos ayudan a prevenir el riesgo cardiovascular.

Respecto a las hortalizas, priorizaremos las crucíferas (toda la familia de las coles), espárragos, alcachofas, cebolla, calabacín, berenjena, pepino y hoja verde (lechugas, espinacas, acelgas, etc.)  Otras que son más dulces como la calabaza, zanahoria, boniato y remolacha siempre las combinaremos con algo de grasa (aceite de oliva virgen, semillas o aguacate) para evitar un pico de glucosa. Lo mismo debemos hacer en caso de ingerir frutas. Una combinación perfecta es una fruta entera con frutos secos.